Hola kandorianos y kandorianas, hay películas con las que hemos crecido desde pequeños y que siempre guardarán para nosotros esos momentos entrañables y bonitos que nos dejaron marcados para siempre. Sin duda, ‘Toy story’ es una de esas películas.

Todo empezó un 22 de noviembre de 1995. Ahí conocimos por primera vez a nuestros amigos Woody y Buzz, y hemos crecido con ellos durante 14 años viviendo aventuras y haciéndonos regresar a nuestra infancia cada vez que volvíamos a verlos en una sala de cine.

Cuando todos pensábamos que esta saga se acabaría con una trilogía magnífica, Pixar nos presenta una cuarta entrega para completar una de las mejores tetralogías de la historia del cine.

Siempre que he ido a ver una película de ‘Toy story’ desde que salió la primera, llevaba esa sensación mezclada de ilusión y miedo por si la nueva entrega no estaba a la altura de las anteriores. Mi mayor miedo lo tuve con ‘Toy story 3’, pero sus creadores demostraron que eran capaces de sacar lo mejor a una historia de aventuras que ya creíamos manida y explotada demasiado. Con ‘Toy story 4’ no iba a ser distinto.

El guion transforma todo lo que rodea a estos films para que siga despertando en nosotros esa curiosidad y ternura que funciona tan bien en un producto de esta clase. Todo está medido milimétricamente para que los 100 minutos de metraje se hagan agradables y entretenidos, tanto para pequeños como para grandes. Se nota que detrás de este guion está el trabajo de Andrew Stanton y John Lasseter.

Sin embargo, en esta ocasión, la dirección está al cargo de Josh Cooley, el cual, aunque ya había dirigido algún cortometraje, estaba detrás del magnífico guion de ‘Del revés’ y ha demostrado estar a la altura de una saga que exige muchísimo.

Como digo, utilizando la misma fórmula que en anteriores entregas, nos van dando pistas de todo lo que está por pasar sin que ni siquiera seamos conscientes de ello. Todo es una comedia de aventuras, no deja de serlo hasta el final. Ese final con el que nos atizan una y otra vez en nuestro pobre corazoncito y acaba por sacarnos esa lágrima tan típica de las películas de Pixar.

Uno de los aspectos que más me gustó fue la aparición de Forky, un personaje que en un principio parecería innecesario, pero con el que conseguimos un feeling especial llegando a ser uno de los personajes con más mensaje de todo el film. Huelga decir que tiene un papel muy importante en toda la fase de comedia.

El siguiente comentario incluye un spoiler. Ábrelo bajo tu responsabilidad.

Mostrar comentario

No podía subir este review sin hablar de ese final que tanto me gusta. Después de «abandonar» a una muñeca para que minutos después encuentre a esa dueña que tanto añora (donde nos llevamos un pequeño golpecito de drama), solo con tres palabras consiguen ponernos las lágrimas a flor de piel y el corazón en un puño. Tres palabras que apuntan a algo que no quieres que pase. Tres palabras que quedaron grabadas en mi memoria y allí se conservarán. Tres palabras: «Bonnie estará bien». Puro sentimiento.

No es la mejor película de la saga, no obstante es muy digna de pertenecer a ella, ya que, la mezcla de sensaciones que tiene el espectador a lo largo del film es maravillosa. Por mi parte, seguiré amando cada una de estas películas como el primer día que las vi.

Como siempre digo, comentad lo que queráis y exponed vuestras inquietudes. Un saludo y hasta pronto kandorianos.

by Danko

Toy story 4 en Filmaffinity


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.