Hola kandorianos y kandorianas, todos los años hay un estreno que esperamos con más inquietud. Esa película con la que aumentamos nuestras expectativas y deseamos que sea ese producto inolvidable y único que marca un antes y un después en nuestra vida. Puedo decir que ‘Ready player one’ hay sido para mí uno de esos ansiados estrenos y la opinión podría ser mejor.

Los que hayáis escuchado el podcast 2×08 del mes de abril, ya tendréis un pequeño adelanto de lo que viene. Sin embargo, en este caso, voy a intentar resaltar un poquito más lo que no me ha gustado, al fin y al cabo es mi blog y hago lo que quiero.

Spielberg ha dirigido un gran producto de entretenimiento despertando en nosotros ese niño dormido (en mi caso no tanto) a golpe de nostalgia. Un niño que, a pesar de los años, seguía soñando con ver muchos de sus personajes, objetos, coches y demás cachibaches favoritos juntos en pantalla. Además, no ha caído en la trampa de dirigir una película spielberiana ahondando en el drama y dando de lado lo más importante, la diversión.

La historia es lo de menos. Las interpretaciones no importan. Hemos venido a ver un juego de referencias en el que nos gustaría perdernos y sentir lo que siente Wade Watts al ser Parzival. Nos gustaría colocarnos unas gafas de realidad virtual y un traje háptico y darle al botón de Start. Nos gustaría recorrer los mundos basados en las series, películas, cómics y videojuegos de nuestra vida. Nos gustaría que fuera real.

Visualmente puede ser uno de los mejores trabajos del año. Asombra sin desconcertar. El simple hecho de ver un personaje digital bailando sin gravedad, entretiene. Eso sin contar las (diría) cientos de referencias que hemos de descubrir a lo largo del visionado.

Parece que hasta ahora no estoy siendo muy crítico. Sin embargo, uno de mis errores fue hacerme demasiadas expectativas. Que queréis que os diga. No me puso los pelos de punta. No me puso la piel de gallina. No consiguió que abriera la boca de asombro. No logró que se me salieran los ojos de las órbitas. No me dio pena que se acabara. No es el libro.

Con esto no quiero decir que sea mala. Nada más lejos de la realidad. Pero esperaba una epicidad que nunca llegó. Aún así, reconozco que me gustó y la recomiendo muchísimo, eso sí, va dirigida a un público joven y relativamente concreto.

Como siempre digo, comentad lo que queráis y exponed vuestras inquietudes. Un saludo y hasta pronto kandorianos.

by Danko

Ready player one en Filmaffinity


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.