Me ha dado por Vigalondo últimamente, que le vamos a hacer. Sin embargo ahora, aunque sigue siendo un producto francamente aceptable y, en aspectos, único, creo que, en este caso sobran ciertas cosas que hacen que el metraje se haga algo tedioso. Me dio la sensación de… ‘¿Aún no acaba esto?’

La dirección es magnífica. Todo muy bien plasmado en la pantalla de un simple portátil, con una trama que se va enredando, hasta un punto que ni nos imaginamos. Tiene escenas caóticas y algo surrealistas que cuesta entender, aunque acaba todo bien explicado, pero no deja de ser un muy buen trabajo de montaje.

Elijah Wood bien, vale. Tampoco destaca una barbaridad en la película. Sasha Grey no sabe actuar. Pero, en mi opinión, las interpretaciones no son lo importante de este film. Todo se centra en la historia.

Es muy difícil analizarla sin contar nada de ella. Empiezas teniendo una ligera idea de lo que trata. Todo se trastoca en cuestión de minutos. Aparecen personajes, a priori, innecesarios. Vuelve a trastocarse todo y piensas que la trama conduce a otro lado. Llega el mayor momento de intriga. Y llega un final en el que no puedes creer lo que pasa. Para mí esa es la pega. Un último giro que, aunque comprensible, no acabó de gustarme. Y unos últimos minutos muy confusos.

Habrá mucha gente que la encuentre muy entretenida, y lo es, pero peca de intentar descolocar demasiado al espectador. Sobrepasa ese límite entre un thriller intenso y una exageración poco creíble. Como digo, me gustó pero se me hizo larga.

by Danko

Open Windows en Filmaffinity


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.