Si por algo se caracteriza Shawn Levy es por escoger guiones mediocres para dirigir películas mediocres o, como en el caso de ‘Acero puro’, coger buenas ideas y no sacarles el suficiente partido para que se consideren un gran producto.

Hoy vamos con la tercera entrega de una, hasta ahora, trilogía familiar. ‘Noche en el museo’ no iba a ganar premios como mejor película ni mejor interpretación, pero he de reconocer que me entretuvo y, aunque no deje de ser para niños, se deja ver. El problema viene cuando Hollywood quiere estirar el chicle sin necesidad y producen secuelas que no son interesantes.

¿Esta tercera entrega esta bien? Bueno, vale, aceptamos pulpo como animal de compañía, pero no podemos considerar que una película es buena cuando se fuerzan muchas cosas en el guión, se tira de gags absurdos y se contratan actores de moda para llamar a más audiencia.

El reparto es bueno conocido, pero los personajes carecen de interés. Pasa exactamente lo mismo con la historia que nos están contando. Por lo hablar de los personajes más secundarios (como Lancelot) totalmente prescindibles. Lo que me saca de mis casillas es el doble papel de Stiller. Uno solo en la pantalla ya me resulta cargante, pues imaginaos dos.

En definitiva, mal guión, mala dirección y actores mediocres. No me meto con los efectos visuales (aunque podría) por salvar algo de todo esto. No la recomiendo.

by Danko

Noche en el museo: El secreto del faraón en Filmaffinity


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.