Hola kandorianos y kandorianas, hoy en día hay muchos trabajos que, a pesar de ser difíciles de entender, provocan en el espectador una respuesta agradable. Los directores, deseosos de innovar, intentan que haya situaciones inolvidables que hagan recordar sus películas. Sin embargo, hay algunos que se pasan de la raya.

Alex Garland me sorprendió gratamente con ‘Ex machina’, su ópera prima. Demostró con este film su detallista forma de contar una historia complicada sin dejar de esconder un final abrumador. Todo esto, exprimiendo muy bien todo el talento de los intérpretes que componían el elenco principal. Luego llegó ‘Aniquilación’.

En este segundo trabajo de Garland, podemos encontrar todos los ingredientes que hacen que un thriller sea digno de su nombre. El prometedor inicio nos hace adentrarnos en el mundo que ha construido para nosotros. No deja de explicarnos en que consiste todo y eso nos mantiene atentos a la pantalla para ver cuál es el siguiente impacto que nos tiene preparado. Todo bien. Como dirección le puedo sacar pocas pegas, por no decir ninguna. Pero una película no sólo es la dirección, también hay otros factores.

Respecto a las interpretaciones, tampoco puedo quejarme. Portman nos ha demostrado desde hace años que no le han regalado nada. Lleva el peso de la película (repartido en alguna ocasión con Isaac) y parece no importarle en absoluto. Jason Leigh también es partícipe del buen hacer para coronar lo que ya sabíamos, que es una gran actriz. Respecto al reparto más secundario, no tengo queja. Los personajes son correctos, aunque algo exagerados por momentos.

¿Entonces donde está el error? En mi humilde opinión, el guion es el punto menos fuerte de ‘Aniquilación’. Desde el principio, todo es una rampa hacia arriba que parece no tener fin. Consigue llenar de emoción, curiosidad e intriga con pasos de gigante, hasta llegar a una de las escenas más escalofriantes que un servidor haya visto en los últimos años. Ése es el clímax de la película, el punto álgido de la historia, y el que provoca que todo lo que ha ido hacia arriba anteriormente con un ritmo lento pero seguro, a partir de ahora vaya hacia abajo a una velocidad pasmosa. Parece que todo se resuelve en cinco minutos.

No puedo irme sin hablar del final, el polémico final. Creo que entendí lo que me quería contar y me pareció, comparándolo con el resto del film, una auténtica excentricidad. Pudo ser mejor. Pudo culminar lo que empieza siendo una obra maestra con un desenlace apoteósico, pero no fue así y es una lástima. No obstante, la recomiendo encarecidamente porque es un film que da mucho que hablar.

Como siempre digo, comentad lo que queráis y exponed vuestras inquietudes. Un saludo y hasta pronto kandorianos.

by Danko

Aniquilación en Filmaffinity


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.