Hola kandorianos y kandorianas, en 1975, se estrenó una película que se convertiría en referencia de todos los trabajos posteriores relacionados con escualos. ‘Tiburón’ marcó un antes y un después para el mundo del cine y para Spielberg, ya que fue uno de los films que lo catapultó a lo más alto.

Como digo, en tema de tiburones, ya nada nos sorprende. Mejores efectos, más presupuesto, mejores escenarios, pero la misma historia de siempre. Hoy hablo de ‘A 47 metros’, un thriller con aspiraciones de blockbuster. No nos presenta nada nuevo. Dos chicas, unas vacaciones en las que algo sale mal y ya tenemos montada la historia.

He de reconocer que, a pesar de que la mayoría de las cosas que suceden son previsibles hasta la saciedad, hubo un momento que me sorprendió. No me esperaba que, en un film de este nivel, fueran capaces de asombrarme, sin embargo así fue. La escena en cuestión es lo único que realmente destaca de todo el metraje.

Poco hay que decir de las actuaciones. Moore y Holt, las dos protagonistas, están constantemente en pantalla pero su interpretación pasa a un segundo plano. La banda sonora ni siquiera entusiasma y la dirección, dentro de ser una película rodada en el agua, no arriesga y va a lo seguro.

Se puede destacar la fotografía, pero no es algo que no hayamos visto en otras películas dirigidas en México. Todas ellas con ese tono espeso y algo agobiante.

Poco más que decir. A mi me gustó llevando las expectativas bajas. Es una película para pasar la tarde y poco más. No es difícil de olvidar.

Como siempre digo, comentad lo que queráis y exponed vuestras inquietudes. Un saludo y hasta pronto kandorianos.

By Danko

A 47 metros en Filmaffinity


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.