Hola kandorianos y kandorianas, hacía mucho tiempo que no aparecía por aquí y ya iba siendo hora de escribir una reseña literaria, y es que he querido disfrutar esta novela como se merece.

Todos tenemos un escritor favorito. En mi caso, Carlos Ruiz Zafón es el autor que siempre me ha cautivado con sus historias. Hoy en día tengo todos sus libros en mi biblioteca y he disfrutado con cada uno de ellos. Zafón tiene el talento de atraparme en sus relatos como si fuera parte de la trama. Me hace sentir partícipe de la historia, consigue hacerme sufrir, gozar, reír, llorar, reflexionar junto a los personajes percibiendo como sería estar en sus pellejos a cada momento.

Cuando leí La sombra del viento, primer libro de la tetralogía de El cementerio de los libros olvidados, no era un gran lector (no es que ahora lo sea, en absoluto). No había leído muchas novelas entonces pero ya conocía el estilo de Zafón gracias a El príncipe de la niebla, el cual agradezco que me «obligaran» a leer cuando era estudiante. Pero no estoy aquí para hablar de obras pasadas.

En este perro mundo, cuando te haces viejo y te duele hasta el sentido común, un mendrugo de amabilidad, o de lástima, es un manjar de dioses.

Capitán Vargas

El laberinto de los espíritus cierra esta tetralogía de manera magistral. Cuatro libros que se pueden disfrutar de manera independiente, pero que juntos, engloban una trama que te atrae, te embruja.

Una de las capacidades de Zafón es conseguir disparar tu imaginación al máximo nivel y no perderla durante el camino. Hay grandes libros que requieren una continuidad permanente para disfrutarlos como se merecen. En el caso de las novelas de Zafón, puedes romper esa continuidad durante semanas y no pasa nada. En el momento que retomes la lectura te catapultarás de nuevo a su mundo y recordarás hasta los más mínimos detalles de la historia. Esa es su mayor virtud.

La elocuencia de una exposición es directamente proporcional a la inteligencia de quien la formula, del mismo modo que su credibilidad lo es a la estupidez de quien la recibe.

Leandro Montalvo

Manteniendo la esencia de los otros tres libros, Zafón inventa una nueva historia que no tarda en unirse indirectamente con los personajes ya conocidos. Teniendo la premisa junto a Alicia, Leandro, Vargas o Valls, la trama transcurre en una época que arrastra secuelas para nuestros personajes principales, los cuales se sumergen en una investigación que llegará hasta las altas esferas de la dictadura.

El pasado no desaparece, por mucho que se esfuercen los necios en olvidarlo y los embaucadores en falsificarlo para venderlo otra vez como si fuera nuevo .

María Luisa Alcaine

Esta novela consta de 928 páginas que esconden mucho más que una historia de crímenes y misterios. Te sientes involucrado en una sociedad atrapada por los fantasmas del pasado, que lucha por seguir adelante en un futuro incierto y que esconde secretos, mentiras y miedos con los que ha aprendido a convivir. Es un libro emocionante.

Las obras nunca se terminan. El truco está en saber dónde hay que dejarlas inacabadas.

Maestro Dalmau

El laberinto de los espíritus pone el punto y final a una trama que empezó hace muchos años en una Barcelona oscura y embrujada, y concluye con un desenlace agridulce (como nos tiene acostumbrados Zafón), consiguiendo despertar nuestro interés por volver a leer su tetralogía una y mil veces.

by Danko

El laberinto de los espíritus en Lecturalia


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *